Mitos y verdades de la toxina botulínica.

Cinco mentiras sobre el bótox

La mayoría de personas cuando escuchamos la palabra bótox pensamos en las fotos de rostros desfigurados y sin expresividad que circulan por internet, que fueron destrozados por médicos que aplicaron de manera incorrecta este producto o engañaron a sus pacientes utilizando sustancias desconocidas. Pero, el bótox o toxina botulínica tiene diversos beneficios ocultos tras las mentiras que han perjudicado su imagen.

Mentira #1: El bótox desfigura el rostro
La toxina botulínica es una sustancia que reduce la contracción muscular en la zona en que es colocada; el problema viene cuando personas inescrupulosas aplican otro tipo de sustancias en el rostro de sus pacientes, como la silicona. Asimismo, no hincha el rostro, ya que no es un relleno facial.

Mentira #2: El bótox le quita expresividad al rostro
No, solo relaja los músculos; por lo que, aplicado en la zona y profundidad correcta, no debería quitarle expresividad al rostro. Estas inyecciones son aplicadas en la frente, el entrecejo y las “patas de gallo”; y generalmente, no suelen afectar los músculos que son partícipes en las expresiones faciales. Pero, en ocasiones el especialista aplica demasiado producto ocasionando la parálisis (temporal) de dichos músculos, lo que resta expresividad al rostro.

Mentira #3: El bótox es tóxico para el cuerpo
Como un derivado purificado de la proteína botulínica, el bótox es un tratamiento completamente seguro para su uso en el tercio superior de la cara y en la dosis indicada. Su uso en el rostro fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Mentira #4: Si dejó de usar bótox, mis arrugas lucirán peor.
Una persona puede dejar de usar las inyecciones en el momento que lo desee, sin que sufra ningún efecto secundario por ello. Este mito se origina, en la creencia de algunas personas de que el resultado va a ser permanente, pero la toxina botulínica va perdiendo su efecto con el paso del tiempo y las arrugas van reapareciendo poco a poco, siguiendo con su ciclo natural.

Mentira #5: Cualquier persona puede inyectar bótox
Este tratamiento requiere de un especialista que tenga un amplio conocimiento de la musculatura facial, ya que un error puede conducir a que un especialista poco calificado aplique el bótox en un nervio y lo paralice, asimismo si la cantidad aplicada es diferente puede causar asimetría facial, asimismo existen diversos riesgos de menor gravedad como dolor de cabeza, hinchazón, enrojecimiento, alergias, etc. Para evitarlas sólo es necesario ir a un médico especializado en medicina cosmética y seguir todas las recomendaciones que este le entregue.

Si quieres saber más sobre el botox ingresa a nuestra sección Toxina Botulínica.

Si te gustó este artículo, compártelo en tus redes.

Compártelo en tus redes
1
0
0
Compártelo en tus redes

Testimonios de Pacientes

Texto Introducción
Lucía - Un cambio de vida gracias a la Lipoescultura
"Después del procedimiento mi vida cambió considerablemente gracias a que me siento más segura y mi autoestima aumentó; sin lugar a dudas recomiendo al Dr. Mauricio Jiménez a todas mis amigas u otras personas, puesto que además de ser un muy buen medico, es un excelente y cálido ser humano. ¡Gracias Dr. Mauricio!"
Lucía - Un cambio de vida gracias a la Lipoescultura
Contáctanos

Contáctanos

X
Resuelve tus dudas sobre nuestros procedimientos de cirugía plástica o solicita una cita de valoración.

La vaginoplastia es el procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo reducir el diámetro de la vagina.
La mayoría de personas cuando escuchamos la palabra bótox pensamos en las fotos de rostros desfigurados y sin expresividad que circulan por internet.
Una de las mayores preocupaciones a la hora de hacerse una mamoplastia de aumento es cómo elegir la talla de implante correcta para que luzca proporcional con nuestro cuerpo y que cumpla nuestras expectativas.